La vitamina E, es uno de los micronutrientes que mantiene una importante atención por los medios de comunicación cuando se trata de nutrición. De vez en cuando, la suplementación con vitamina E, suele ser recomendada en numerosos medios como, revistas, radio, televisión y por nutricionistas.


Esta vitamina soluble en grasa es muy importante y mantiene grandes beneficios, pero su suplementación no es recomendable para la mayoría de la gente. De hecho, las fuentes naturales son abundantes y suficientes para casi todo el mundo.


Para estimular el consumo mediante fuentes naturales, en este artículo vamos a conocer algunos de sus beneficios mas importantes.


La vitamina E ofrece una gran acción Antioxidante


Entre las características y beneficios de la vitamina E, encontramos su acción antioxidante probablemente la más importante. A través de esta función la vitamina E es capaz de neutralizar los radicales libres, sustancias que figuran como una de las muchas causas de las enfermedades crónicas y degenerativas.


También debido a su acción antioxidante, la vitamina E protege las grasas del cuerpo de la oxidación. Esta protección es importante a varios niveles, a partir de las defensas de la membrana plasmática, es decir, la membrana externa de las células. Estas defensas contribuyen al buen funcionamiento de todas las funciones celulares.

La vitamina E, previene las enfermedades cardiovasculares.


Otra aspecto importante de la protección de la grasa a partir de la vitamina E, es la disminución del colesterol LDL  el colesterol “malo”. También en este caso la protección es importante porque el colesterol LDL se hace mucho más peligroso si llega a oxidarse, pasando a acumularse en las arterias y comienza el proceso de la aterosclerosis.


La vitamina E recupera la salud circulatoria en general, como una de sus funciones es la formación de células rojas de la sangre, actúa en la dilatación de los vasos sanguíneos y previene la formación de coágulos en el sistema circulatorio.


La vitamina E, es importante para la piel.


La acción antioxidante también es reconocida por sus beneficios estéticos, ya que los radicales libres se asocian con efectos indeseables de envejecimiento. Uno de los beneficios de la vitamina E es mantener el buen aspecto de la piel, por lo que es ampliamente utilizado por la industria cosmética. Se pueden encontrar cantidades considerables de vitamina E en los protectores solares. En este sentido, la propiedad más importante de la vitamina E es la de mantener la humedad natural de la piel.


La vitamina E, favorece el sistema inmune.


Además de estas funciones, una de las ventajas importantes de la vitamina E es el de mantener el sistema inmune. Numerosos estudios indican que la inmunidad depende en gran medida de los buenos niveles de vitamina E, lo que demuestra su eficacia especialmente en personas con inmunidad debilitada por el envejecimiento o enfermedades.

semillas de girasol ricas en vitamina e nutrizoom

La vitamina E, aumenta la salud muscular y de los huesos.


Como un efecto indirecto, la vitamina E contribuye mejorar el sistema muscular y salud de los huesos, ya que es necesaria para las funciones de absorción, del uso de calcio y potasio, minerales importantes para el funcionamiento y mantenimiento de los tejidos musculares y óseos.


La vitamina E, aumenta la masa muscular.


La vitamina E, sin duda ayuda a ganar masa muscular. Además de influir en la salud del músculo indirectamente a través del sistema circulatorio, la obtención del calcio y el potasio, la actividad antioxidante de la vitamina E protege los músculos de los radicales libres que normalmente se liberan después de la formación de resistencia. Por lo tanto, los músculos se recuperan más rápido y mejoran, por lo que es más fácil ganar masa muscular.


La vitamina E, ayuda durante la pérdida de Peso.


El tema de los beneficios de la vitamina E en la pérdida de peso está lleno de mitos. La idea de que la vitamina E acelera el metabolismo es la base más utilizada para justificar la influencia de la vitamina sobre la pérdida de peso. Sin embargo, la vitamina E no contribuye directamente a la perdida de peso.

Sin embargo, es posible hablar de una contribución indirecta de la vitamina E para la pérdida de peso: si ayuda a aumentar la masa muscular, aumenta el gasto de energía del cuerpo, es posible que la pérdida de peso resulte un efecto secundario de la nueva distribución de la masa muscular, adquirida por mantener buenos niveles de vitamina E.


Efectos de la vitamina E y su deficiencia.


Niveles muy bajos de vitamina E son extremadamente raros en personas sanas, ya que hay muchos alimentos con vitamina E, abundan sus fuentes, como vitamina soluble en grasa se almacena en el cuerpo. La deficiencia de vitamina E, que produce en las personas con problemas de absorción con la grasa, ofreciendo una serie de enfermedades.

En primer lugar, el efecto anticoagulante de la vitamina E puede afectar al cuerpo, de modo que los coágulos de sangre resulten potencialmente peligrosas formándose en el sistema circulatorio. La actividad antioxidante en la protección de las grasas también deja de existir, de manera que las células comienzan a sufrir daños. Ofreciendo daños especialmente peligrosos, dañando a las células nerviosas, lo que debilita la vainas de mielina.


El sistema inmune, en caso de falta de vitamina E, se debilita. El cuerpo también es menos resistente a la caída de los niveles de células rojas de la sangre, que pueden causar anemia. Por otra parte, una deficiencia prolongada debe causar una disminución en los niveles de calcio y de potasio, por lo que los huesos y músculos ven obstaculizado su funcionamiento y se pueden degradar.

Fuentes naturales de vitamina E


Fuentes dónde encontrar la vitamina E.

La vitamina E se concentra de manera significativa en los vegetales de color verde oscuro, incluyendo mayor concentración en las espinacas y el brócoli abundantemente.

Sin embargo, ya que la vitamina E es una vitamina soluble en grasa, también se pueden encontrar fácilmente en los alimentos con grasas saludables, como las semillas (especialmente de semillas de girasol y almendras), y los pescados grasos (como el salmón y las sardinas ). vegetales aceitosos como el aguacate, son también alimentos dónde encontrar vitamina E.


Suplementos de vitamina E

Dado que las fuentes naturales de vitamina E son abundantes y están disponibles, es muy raro que los suplementos de vitamina E resulten realmente necesarios. La suplementación puede ser beneficiosa para muchas personas, si se hace dentro de los límites de seguridad.


Sin embargo, cuando tenemos que seleccionar suplementos de vitaminas E, tenemos que tener mucho cuidado. En primer lugar, se recomienda de que el suplemento contenga vitamina E, en su forma natural, que es más eficaz que la forma sintética.


También resulta muy importante la cantidad y la dosis. Se recomienda consultar con su médico para determinar la dosis adecuada teniendo en cuenta la dieta y otros factores. Evitar la sobredosis de vitamina E.

Efectos secundarios por sobredosis de vitamina E


Los niveles muy altos de vitamina E son extremadamente peligrosos. El exceso de vitamina E causa una disminución dramática en los niveles de vitamina K, responsable de la regulación de los procesos de coagulación de la sangre. Este efecto, combinado con las propiedades anticoagulantes de la vitamina E, crean un alto riesgo de hemorragia en el cuerpo.


Este riesgo puede llegar a ser incluso mayor en el caso de interacción con fármacos anticoagulantes como la aspirina, y suplementos como la arginina. Aumentando la posibilidad de hemorragia fatal en el cerebro, de modo que la administración de los suplementos de vitamina E debe realizarse con precaución absoluta.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.