Se sabe que el funcionamiento del metabolismo varía de persona a persona y que varios factores como la genética, edad, sexo, altura, peso, la dieta y la práctica de actividad física influyen en la forma en que el metabolismo actúa en el organismo. También se sabe que los hombres por contener más masa muscular que las mujeres tienen el metabolismo más acelerado, por lo que las mujeres tienen más dificultades para perder peso.

Pero, ¿qué pueden hacer las mujeres y los hombres para acelerar su metabolismo?

Para ayudar en el proceso de aceleración del metabolismo vale la pena invertir en la alimentación y en la práctica de ejercicio físico. Muchas personas, a causa de la actividad del día a día terminan saltando algunas comidas. Hay quien sale de casa sin tomar el desayuno y también hay quien deja de almorzar debido al exceso de trabajo, los compromisos que no pueden ser postergados. Pues bien, regularizar la alimentación es el primer paso para quien quiere acelerar el metabolismo.

El segundo paso es fraccionar las comidas, es decir, comer de 5 a 6 veces al día, incluyendo el almuerzo de la mañana, la merienda de la tarde y la cena después de las principales comidas. Comer más durante el día hace que el organismo trabaje cada vez más para procesar un mayor número de comidas. Y eso acelera el metabolismo.

Reducir el consumo de alimentos grasos, los ricos en azúcar y harinas refinadas, además de optar por alimentos ricos en fibra (granos integrales, legumbres, frutas y verduras) también ayuda a acelerar el metabolismo. En el caso de los alimentos con fibras, estos llevan más tiempo para ser digeridos, provocando la sensación de saciedad por un período mayor. También es importante que se coma más despacio y que se mastique bien los alimentos.

Paralelamente a los cuidados con la alimentación, es necesario incluir la práctica de actividad física regular en nuestro día a día. Esto se debe a que los ejercicios aumentan la masa muscular, y cuando esto ocurre la tasa metabólica acelera, haciendo que sea mayor el gasto de energía y la quema de calorías. Es decir, con el ejercicio se pierde tejido graso y se gana músculo. Y lo que es mejor, después del cierre de la actividad física, el cuerpo sigue gastando energía a una velocidad mayor durante algún tiempo.

El ejercicio aeróbico (caminar, carrera, bicicleta, natación, ciclismo) combinados con la musculación son los más indicados para este fin. Sin embargo, quien no le gusta la musculación puede optar por clases de gimnasia localizada y Trx. Es importante recordar que el ejercicio físico se puede hacer a cualquier edad, y que el único cuidado es respetar los límites de nuestro propio cuerpo. Además de contar con la orientación de un profesional, que indicará cuáles son los ejercicios que se deben hacer para alcanzar el objetivo. Cambiar los hábitos de nuestro día a día como cambiar el ascensor por las escaleras, bajar del autobús 2 minutos antes o ir a pie a lugares cercanos también contribuyen al mejor funcionamiento del metabolismo.

 

¿Qué hacer para acelerar el metabolismo?

Para acelerar el metabolismo es necesario una serie de factores. Entre ellos está la introdución de alimentos termogénicos en la dieta, la práctica de actividad física, un sueño reparador y largo, el cuidado de la alimentación, entre otros. Comprueba lo que puedes cambiar en tu rutina para ayudar en el proceso de aceleración del metabolismo.

  1. Actividad física: Practicar actividad física regularmente es determinante para la aceleración del metabolismo, pues los ejercicios proporcionan un aumento de la masa muscular. Como los hombres tienen más masa muscular que las mujeres, su metabolismo es más rápido. Combinar ejercicios aeróbicos y musculación es una buena sugerencia para quien quiere hacer actividad física buscando el aumento del metabolismo.
  2. Dieta estructurada: Las proteínas gastan más calorías para ser digeridas que los carbohidratos. Por lo tanto, si reducimos la ingestión de cabohidratos y aumentams el consumo de proteínas, el metabolismo puede acelerarse.
  3. Alimentos: Algunos alimentos y suplementos alimenticios son termogénicos, es decir, ayudan a aumentar la tasa metabólica, haciendo que el organismo queme más calorías. Las bebidas como el agua helada también tienen acción termogénica, ya que el organismo gasta calorías para calentarla.
  4. Tiempo de las comidas: El que come en intervalos más pequeños, como, por ejemplo, cada tres horas, eleva el metabolismo alimentario. Ya que los largos períodos de ayuno contribuyen al aumento de las grasas en el organismo. Lo ideal es no saltarse las comidas.
  5. Efecto YOYO: (engordar y adelgazar) es perjudicial para el organismo, ya que contribuye a la disminución de la masa muscular y del metabolismo. Son muchos los factores que desencadenan el efecto Yoyo, dietas drásticas, adelgazamientos muy rápidos, sin acompañamiento profesional, medicamentos sin prescripción o interrupción brusca o precoz de tratamiento.
  6. El descanso: Dormir bien es una de las principales recomendaciones para quien desea tener el metabolismo más acelerado. Esto resulta porque dormir poco o tener el sueño irregular ayuda a disminuir la producción de la hormona de crecimiento que es importante para el mantenimiento de la masa muscular y el aumento de la oxidación de las grasas, principalmente de la región abdominal.
  7. Hormonas: La deficiencias de testosterona, GH y hormonas tiroideas pueden afectar directa o indirectamente al metabolismo.

Consejos para mantener el metabolismo alto.

Beber agua regularmente, ya que ayuda a la sangre a transportar mejor el oxígeno a los músculos. A falta del agua, el metabolismo se vuelve más lento y se queman menos calorías.

No estar sin ingerir alimentos durante mas de horas, ni saltar comidas. El metabolismo se vuelve más lento si esto ocurre.

Comer verduras ó verduras antes de la comida. Estos tienen pocas calorías, y contienen fibras y nutrientes. Si son ingeridos antes de otros alimentos, verduras y verduras reducen el hambre.

Tomar granos integrales, ricos en fibra, antes que cereales a base de copos de maíz y arroz refinados, que tienen índice glucémico alto.

Las frutas secas tienen carbohidratos que aceleran el metabolismo. También son antioxidantes. Se pueden mezclar en las ensaladas, el yogur o la avena.

La ensalada de lechuga y verduras de oja verde, en el almuerzo pueden bajar el metabolismo, ya que son alimentos bajos calorías, por lo tanto, no proporcionan energía significativa para el organismo. En poco tiempo, sentirá hambre de nuevo. Lo ideal es añadir a la ensalada una fuente de carbohidratos, de preferencia integral, una proteína magra y una grasa de calidad.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.