Esta raíz milenaria originaria de China “de la región de la Manchuria” es ampliamente utilizada en el oriente por sus fines medicinales y terapéuticos. Hace tiempo, se creía hasta que tenía características místicas, proporcionando mayor longevidad a quien consumía la raíz. En realidad, no hay ninguna “magia” en el ginseng, en realidad es un poderoso antioxidante y anti-inflamatorio, por lo que puede ayudar a retrasar nuestro envejecimiento celular, protegiendo el corazón, ayudando al cerebro y reduciendo el estrés y el cansancio.

Hay varios tipos de ginseng, pero el más utilizado es el Panax Ginseng. De origen chino o coreano, esta raíz ofrece los beneficios anteriormente nombrados. El Panax Quinquefolius, de origen americano, servía más como calmante, ayudando a mejorar el sueño y aliviando el estrés, además de ayudar en el tratamiento de la depresión.

Propiedades del Ginseng

Tanto el tallo como la raíz del ginseng cuentan con varios nutrientes, como minerales y vitaminas. El magnesio ayuda al cerebro y el sistema nervioso, el hierro combate anemia y el manganeso lleva los antioxidantes a mejorar sus funciones. Contiene cobalto y cobre, que ayuda aún más al organismo a absorber el hierro, disminuyendo el cansancio.

Las vitaminas del complejo B presentes en el ginseng (principalmente B1, B2, B3 y B12), ayudan a regular los niveles de glucosa en la sangre, además de ayudar al organismo a metabolizar de forma eficiente aminoácidos y ácidos grasos. La vitamina B12 todavía ayuda al funcionamiento de nuestro sistema nervioso, además de participar activamente en la producción de glóbulos rojos.

Además de todos estos nutrientes importantes para el organismo, el ginseng todavía contiene saponinas, que son anti-inflamatorias y antivirales. Ayudan a prevenir la aterosclerosis, combatiendo el colesterol alto y evitando la acumulación de grasa en las arterias. Los flavonoides presentes en la raíz ayudan a dilatar los vasos sanguíneos, mejorando la circulación de la sangre, que llega más fácilmente al cerebro.

Por eso el ginseng también mantiene beneficios para nuestra memoria.

 

Beneficios del Ginseng

 

  • Acción anti-inflamatoria
  • Acción antioxidante
  • Disminuye los niveles de colesterol, además de ayudar a elevar el HDL (colesterol bueno)
  • Previene problemas cardíacos
  • Regula los índices glucémicos del organismo, contribuyendo así a prevenir la diabetes
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Reduce el estrés a través de su acción sobre la glándula suprarrenal, que produce la hormona del estrés, cortisol
  • Reduce el cansancio, pues estimula el sistema nervioso y mejora las funciones del cerebro
  • Ayuda al cerebro, pues la mejor circulación hace que la sangre llegue con mayor facilidad y en mayor cantidad al cerebro. Por lo tanto, mejora la concentración y la memoria.
  • Reduce las inflamaciones de las neuronas, previniendo enfermedades degenerativas como Alzheimer y Parkinson
  • Mejora la calidad de vida de los pacientes con cáncer, ya que ayuda en el sueño y el apetito

Como tomar el Ginseng

Aunque el tallo del ginseng también contiene nutrientes, generalmente consumimos su raíz, que puede ser comprada en mercados, tiendas de productos naturales y herbolarios especializados en forma de polvo, cápsulas, comprimidos, extracto y hasta tintura. El polvo o el extracto son buenos para poner en sopas o jugos.

Lo recomendado es ingerir entre 5 y 10 gramos diariamente. El polvo puede ser mezclado en líquidos, o directamente con los alimentos (1 cucharada), ya en el caso de pastillas y cápsulas, siga las instrucciones, aunque lo más común sea 1 cápsula al día. Si queremos tomarlo en forma de té, lo recomendado son 3 tazas al día.

Si tiene la raíz natural, no debe consumir más de 2 gramos diarios. Otra sugerencia importante es no consumirlo prolongadamente. El máximo son 8 semanas, ya que puede perjudicar la coagulación de la sangre y causar cambios en la presión arterial. Esperar a que el organismo elimine todo, y volver a consumir posteriormente.

Contraindicaciones del Ginseng

Su ingesta no se recomienda a las embarazadas y los pacientes con problemas renales. Los lactantes, los niños y los hemofílicos tampoco deben consumir la raíz. Si esta próximo a ser intervenido o por una cirugía menor, debe dejar de tomar ginseng por lo menos 1 semana antes y después del procedimiento.

Los consumidores que toman medicamentos para la ansiedad o anticoagulantes y antidepresivos, tampoco deben consumir ginseng. Su consumo excesivo todavía puede causar insomnio, nerviosismo, erupciones cutáneas, diarrea, además de efectos perjudiciales para el sistema inmunológico.

 

Suplementos de Ginseng

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.