La estrategia de consumo de proteína antes de ir a la cama tiene una cierta lógica y puede ser importante porque la ganancia de masa muscular se determina por el balance proteico y la cantidad de nitrógeno muscular. Los largos períodos de descanso sin estímulo anabólico se centrarán en períodos de balance negativo de proteína.

Existen pocos estudios que evalúan la ingestión nocturna de proteínas y alguna investigación relacionada con la ingesta de proteínas antes de acostarse con la sensación de saciedad al día siguiente. Los estudios que están más relacionadas con la masa muscular son tres, realizados en varias universidades.

Estos estudios fueron realizados con dos tipos de usuarios, mayores de 70 años y adultos jóvenes entre 30 y 50 años.
En el estudio de evaluación del efecto del consumo de proteína durante el descanso, los voluntarios llevaron a cabo una sesión de entrenamiento por la noche y después consumieron una toma de proteína de suero de leche concretamente “caseína”. Antes de dormir, un grupo ingiere como suplemento un placebo y otro una alta cantidad de caseína. Como resultado, el grupo que ingirió la caseína tenía un balance proteico mayor y una retención de nitrógeno positiva que el otro grupo. La lógica es que a largo plazo, puede aumentar la masa muscular, en sujetos sanos y con condiciones apropiadas.

Los sujetos que ingirieron proteína de suero antes de acostarse, no caseína. También tuvo un mayor aumento de la masa muscular y fuerza. Sin embargo, lo que más llama la atención es la gran diferencia entre la ingesta total de proteína consumida durante el día, a través de la dieta. El grupo que consumió proteína por la noche, claramente, obtuvo mas proteína al final del día.

Donde permanece la duda si la mejora, se realiza por el consumo continuado y la alta cantidad de proteína consumida durante el día, o la cantidad de proteína consumida antes de acostarse.

Los estudios dejan claro, que debemos evitar los largos periodos de tiempo sin estimulación anabólica y aumentar el nitrógeno positivo, no solo pensando en consumir una gran cantidad de proteína. Puesto que tomar toda la proteína en una sola comida, ofrece como resultado una estimulación anabólica inadecuada.

La distribución de los alimentos proteicos durante todo el día, resulta esencial para obtener los mejores resultados. La ingesta de una toma proteica antes de acostarse, parece una estrategia bastante prometedora para muchos deportistas.

También mencionar que los resultados solo son reflejados en pequeños grupos individuales, donde resulta notorio el aumento de masa muscular y la fuerza. Sobre todo en atletas de fuerza, ancianos y enfermos. Para la mayor parte de individuos este efecto puede ser muy pequeño y casi inapreciable, pese alcanzar la cantidad optima de proteína ingerida durante el día.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.